Un colegio inclusivo para mi hijo.

Todavía no estábamos convencidos de que Luciano estuviera listo para ingresar a un colegio, pero en esta búsqueda de escuela para su hermano Mateo aprovechaba para ir sondeando colegios con respecto a su postura para recibir a niños con alguna discapacidad, además he tenido que explicar un poco el entorno de Mateo para saber si se muestran comprensibles en estos periodos en los que Mateo se muestra enojado…(Nos ha pasado que en cada recaída en el hospital él se ve afectado por la tensión familiar, se siente triste, enojado y eso ha afectado en la escuela), se los platico con la esperanza de que se muestren empáticos ante una situación familiar y vea cual es su disposición de orientar a Mateo.

Algunas de estas escuelas se dicen inclusivas, pero al momento de preguntar ¿También pueden recibir a Luciano? Me encuentro con “habría que ver” “necesita estar caminando” “somos inclusivos pero probablemente necesite de una maestro guía”.. “Etc”.

Así que no he encontrado escuela para Mateo, pero en el colegio donde va nuestro sobrino, mi cuñada pregunto si podían aceptar a Luciano y desde el primer momento le dijeron que sí, que les gustaría tener una platica conmigo para conocer más de Luciano y ver que pueden ofrecer. Wow!! Una respuesta sin restricciones ni discriminatoria.

Había tardado en decidir comunicarme con ellos, seguía enfocándome a Mateo hasta que pensé que la cirugía de reflujo había cambiado por completo su calidad de vida, no se había enfermado tanto desde entonces, se mostraba mucho más inquieto en casa, con ganas de desplazarse, etc… entonces pensé que era el momento.

Acorde la cita y la directora del colegio me recibió, ya llevaba todo un diálogo lleno de cualidades y características de Luciano previas a cualquier reacción que pudieran tener, mi sorpresa fueron siempre comentarios positivos, desde –Con mucho gusto lo recibimos, no hemos tenido niños con Síndrome de down, estamos dispuestos a aprender y que usted nos diga como podemos ir ayudando, estamos seguros que tenemos muchas cosas que aprender de Luciano… Bueno, ante esta respuesta no pude contener las lagrimas, la directora entonces se paro y tomo una fotografía que se encontraba en el anaquel de enfrente, me enseño a su sobrino y ella con lagrimas en los ojos me dijo “él es Alejandro, tiene ya 18 años, tiene autismo y desde entonces abrimos esta posibilidad de recibir niños con alguna discapacidad”.

Cuando encuentras estas respuestas sabes que estas en el lugar correcto, no tuve que hablar más sobre lo mucho que puede lograr mi hijo, ni justificarlo por que aún no camina y no puede ingresar a un grupo de maternal 2 como según su edad le correspondería.

Así es como ingreso esta semana a curso de verano, la solicitud del colegio era conocerlo esta semana para evaluar si podía ingresar a pre-maternal o maternal, ó si le funcionaba ir mezclando las clases, desde el inicio la directora sin conocerlo me dijo, mira por su edad definitivamente creo puede ingresar a Maternal, aunque no camine, pero que vaya trabajando en sus cuadernos en esta etapa de recortar, pegar, conocer las forma, figura y fondo, le dará más herramientas.

Así inicio el lunes con su curso, nosotros estamos felices con los resultados, Luciano toda la semana ha estado feliz, solo lloro el primer día y los siguientes se despierta contento, le preguntamos ¿Quién va r a la escuela? Y contento responde – Yoooooo- alzando su mano, en estos pocos días ha realizado trabajos, supongo que le ayudan, pero el sabe que son hechos por él, cuando los tomo en mis manos él me los pide, se les queda viendo y sonríe, creo que el mismo va reconociendo sus logros.

IMG_0835
Uno de sus trabajos realizados

Pero ahí viene la otra parte de la historia, no tenemos mucho presupuesto para que el pueda quedarse en esta escuela, sería sacrificar a Mateo por una escuela mucho más restringida y con todo este tema emocional por el que esta pasando es difícil decidir en que colegio, no recuerdo si he platicado más a fondo de esta situación, pero desde que ingreso a kinder 2 en la segunda escuela nos reportaban que tenía déficit de atención, que no seguía instrucciones, y me lo sacaban del salón… ¡¡Tenía 3 añoooos!!!, al finalizar el año nos dijeron que era necesario repitiera el kinder 2, así que dijimos con mucho gusto pero en otra escuela, llegamos a una nueva escuela donde todo se veía perfecto, fue a mediados del año escolar que cambian a la maestra y comienzan los reportes de “esta pegando “no obedece” y lo comenzaron a castigar sin recreo… grrrr!!!!… según yo los castigos deben ir relacionados a la situación, entonces no veía ninguna justificación por dejarlo sin recreo, más que comprarse Mateo en verdad la etiqueta de niño malo, terminamos asistiendo a una evaluación psicológica, donde reportaban que era inteligente, que muestra periodos cortos de atención, pero que su desarrollo cognitivo y de madurez están correctos para su edad, si había factores a nivel emocional que estaban afectando y es toda esta situación desde el nacimiento de su hermano…. En fin, no queremos que siga sucediendo en el nuevo colegio, entiendo que son niños que hay que guiarlos, que hay que entenderlos y explicarles lo que se puede y lo que no se debe, no es un chico de secundaría al que sacarlo del salón sea la opción.

Bueno , continuando con Luciano, creo que esta escuela es una excelente opción para su desarrollo, Luciano ha cambiado muchisimo esta semana, he notado una mayor seguridad en él, incluso sus moviminetos y hasta la forma de expresarse ha mejorado, tal vez exagero!! pero soy su mamá, ¡¡no  puedo evitarlo!!… jajaja…..Aquí viene la parte triste, nuestro problema es el presupuesto y otra cosa que veo, es que aunque estemos emocionados por que ya este integrado en una escuela, debemos seguir trabajando en la parte motriz, y bien es cierto que mis horarios laborales restringen mucho la dedicación que puedo darle en los ejercicios diarios, así que me encontré con el servicio de guardería de Mosaico Down, me parece linda la escuela, la directora súper amable y muy dispuesta a trabajar con nuestros chicos, la parte de guardería es inclusiva, así que van niños regulares y niños con Síndrome de Down, durante los días le estarían haciendo las terapias físicas y las de lenguaje. Creo que por el tiempo de dedicación tendremos que elegir esta opción, aunque si me lo preguntan prefiero la escuela donde esta tomando su curso de verano, creo que le daría más herramientas. Pronto les contaré que decidimos…

En fin, necesito un millón de dólares.

Gracias por leerme!!

-La mamá de Luciano-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s