un mal día…

Desde que entendí  la noticia del Síndrome de Down como algo que no tenía porque ser lamentable, me dediqué a ver a Luciano como lo que es, mi hijo , un bebé y ahora es un niño que crece a su ritmo;  no había sentido esta impotencia y vulnerabilidad desde entonces,  y que la realidad es que existe a nuestro alrededor, tal vez lo había asimilado tanto y “normalizado” el síndrome de down que para mí Luciano no tenía desventajas ante los demás, pero el viernes Luciano salió  del colegio con arañones en la cara.

Ya me había sucedido en su momento con Mateo cuando cursaba Kinder, en ese entonces me molestaba, me explicaban que había sucedido y hablaba con Mateo quien podía decirme con algunas palabras y hacerme una seña, o algunas veces podía decirme el nombre de quien le había hecho algo y al final me tranquilizaba y entendía que eran situaciones que se presentaban, otras veces era él quien hacía un daño e igual lo platicábamos.

 

Pero el viernes fue diferente, me sentí impotente de saber que Luciano había pasado un mal momento y que no ha podido decirme que sucedió ó como se había sentido el día de hoy después del colegio.

 

Ese  día  la abuela paso por él y en cuanto lo entregaron y minimizaron el problema me mando una fotografía,   explicaban  que  se había atorado en un juego y se había lastimado, cosa que me parecía extraña, después me comunique al colegio y pedí hablar con la directora quien se encontraba ocupada, la asistente me dijo que él se había rasguñado y que en breve me comunicaba con la Directora.

No esperamos más y salimos del trabajo para ir directamente a aclarar la situación, al llegar al colegio la directora nos recibió, nos explico lo que le habían reportado y que no había sido algo de niños, que si hubiera sido así nos lo explicarían igual de la misma manera; después llamo a la Miss de Luciano, quien se encuentra embarazada y creo estaba angustiada por vernos ahí, nos pidió una disculpa, nos dijo que quiere mucho a Luciano y nos explico lo mismo, que Luciano estaba jugando en un túnel de gusano y que en uno de los orificios se atoro su pie, y que en el momento en que se sintió apretado agarro y se pellizco los cachetes como en una manera de frustración, la Miss al darse cuenta trato de llegar rápido para ayudarlo pero por su condición no pudo hacerlo tan rápido.

 

Lo que  deduzco es que Luciano se encontraba en ese túnel, y si creyera la versión de que el solito se hizo daño debió ser por qué llevaba mucho tiempo pidiendo ayuda y nadie estaba cerca…. y la verdad es que no puedo creer que el solo llegue a lastimarse así, además de que en casa nunca lo había hecho…… lo que creo es que estaba en ese túnel y algún niño pudo llegar a hacerle eso y no había nadie cerca en ese momento,  de cualquier manera fue un gran descuido y consideró que una Miss con un embarazo muuuuy avanzado no podría hacerse cargo de un salón de seis niños de PRE-maternal, quienes están en la etapa de gateo y marcha.

fullsizerender

He estado dando vueltas a todo esto, en realidad es un evento muy parecido a cuando Mateo cursaba el kínder, pero me angustia saber que Luciano no pueda hablarme y decirme que le sucedió, le he preguntado y no hace ningún gesto. En fin..  sentí vulnerable a mi hijo.

Mi plan es ya enseñarle a que NADIE puede pegarle a Luciano y debo encontrar una manera para que pueda expresarse, lo platicaré con la terapeuta de lenguaje.

 

Gracias por leerme.

-La mamá de Luciano-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s